Páginas vistas en total

miércoles, 12 de diciembre de 2012

DISEÑO AMBIENTAL - ARTICULO

Por: Juan Carlos Holguin
A todos nos gustaría sentirnos seguros en nuestras casas, calles, parques y avenidas.

Recientemente el Tecnológico de Monterrey presentó a la maestra Macarena Rau, para hablar sobre prevención de la violencia mediante el diseño ambiental, y es que la solución no radica en cerrar todas las colonias del área metropolitana sino en encerrar a quienes delinquen.

A menudo se cree que las políticas de seguridad y la manera como se abordan son nuevas, pero cuando se revisa la historia observamos que desde el siglo XVII los antiguos administradores de las ciudades del mediterráneo, crearon lo que se conoce como Ciencia de la Policía.

En el siglo XVIII, inicia la constitución urbana: luminaria, trazados de calles y vigilancia, a fin de tener una ciudad más gobernable y conciudadanos ordenados y maleables.
Las primeras concepciones que consideraron al entorno como principal factor en la comisión de un hecho delictual, presentaron un desarrollo histórico evolutivo importante desde sus primeros postulados en el siglo XIX, creando así la primera escuela en sentar las bases de la ecología del delito que fue la Cartografía Criminal.
Y no hablo sólo de robos, con delito me refiero a todo lo que está fuera del marco que el hombre ha creado para vivir todos en armonía. Y vivir armónicamente no puede tener como base vivir en colonias con accesos controlados, guardias de seguridad, bardas etc.
Por eso las teorías ecológicas en torno al desarrollo urbano proponen actualmente zonas más armónicas para todos para inhibir el delito, dentro de estos programas se propone fortalecer el sentimiento de propiedad, subdividir las áreas públicas en sectores más pequeños, construir espacios públicos de tal modo que sus visitantes se sientan y sean observados, así como adecuar las ventanas a fin de que exista la figura de vecino observador.
Se trata de regresar a la cultura de barrio donde vecinos y visitantes de una zona se conocen, se saludan, se respetan y por lo tanto no atentan uno contra el otro.
Algunos factores más que influyen para que alguien decida delinquir son: El factor situacional: aspectos físicos del lugar como la luminaria, arboledas, entre otras, y se asocia con la prevención a través del diseño ambiental. El factor ecológico, que corresponde a los elementos aportados por la naturaleza y donde el hombre no ha intervenido en ningún aspecto, como son la hora, el clima, meses, días, entre otros.
Busquemos mejores métodos y exijamos que se implementen, todos merecemos espacios urbanos seguros, y la primera regla dice que para sentirnos así, debemos confiar en nuestro vecino. Y vecino no es sólo el de la casa de al lado, sino el de la siguiente colonia, el que nos lleva comida, el que reparte el periódico.
No importa el municipio, la colonia, todos podemos crear un ambiente armónico, empecemos por organizar a nuestra familia, nuestra calle, poner el ejemplo y confiar en que seamos los MÁS quienes pongamos la pauta de que en Nuevo León queremos retornar a los tiempos seguros.
 
Columas Anteriores
Ser maestro, es mucho más que dar clase
(22/05/2012)
Por una metrópoli verde
(03/04/2012)
LA VERDADERA EQUIDAD, UN DÍA DEL SER HUMANO 
(20/03/2012)
Agenda verde debe ser prioridad
(07/02/2012)
¿Por qué necesitamos una ley de protección de los animales? 
(06/12/2011)
Licencia por paternidad
(22/11/2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario